El 5 de enero de 1962 se anunciaba un importante estreno: el de la ópera de Richard Strauss Abella. En esta actuación se presentaba una soprano barcelonesa de gama internacional: MONTSERRAT CABALLÉ.

El Teatre del Liceu acogió el gran debut, y así se convertiría en su segunda casa durante décadas.

Con el paso de los años, Caballé demostró que era capaz de cantarlo todo, incluso actuaciones no clásicas, como por ejemplo su famosa colaboración con Freddie Mercury en la canción “Barcelona” para los Juegos Olímpicos del 1992.

Desde Arcoiris la recordamos en la final de la UEFA de 1999 en el partido Manchester United vs. Bayern de Munich en el Camp Nou, donde pudimos disfrutar de su canto en primera persona!