Bombillas halógenas y la nueva normativa de fabricación y venta

A partir del 1 de Septiembre ya no se pueden fabricar ni vender más bombillas halógenas, excepto los stocks sobrantes.

Esta nueva normativa de la mano de los países de la Unión Europea, pretende implantar una iluminación más eficiente, duradera y menos contaminante con los LED y las bombillas de bajo consumo.

Son muchas las ventajas que presenta la iluminación LED, como por ejemplo la vida útil de las bombillas, ya que éstas tienen una vida útil de 50.000 horas. Además, el consumo energético es muy inferior al de las halógenas, lo que supone un alto índice de ahorro. En cuanto a la sostenibilidad, la iluminación LED no contiene tantas sustancias contaminantes, lo que supone un ahorro considerable en costes energéticos y un impacto más bajo en el medio ambiente ya que las bombillas LED no contienen mercurio en su interior, material altamente tóxico.   

El ahorro en datos

Tomando como base el precio medio de la electricidad durante el año (unos 0,12 euros el kilovatio por hora), se puede calcular cuánta diferencia de consumo hay entre una bombilla LED y su equivalente. Teniendo en cuenta que los LED se miden en lúmenes, las tres bombillas más normales (sus casquillos son el E27 y el E14) para el uso en el hogar son las de 470 lúmenes (que equivale a una de 40 watios de una incandescente), de 806 (60 watios) y la de 1055 lúmenes (70 watios), que consumen 5, 10 y 14 watios, respectivamente. El ahorro en un hogar normal oscilaría desde más de 150 euros a más de 200 euros al año. 

halogenas

Posible bajada de precios

Por otro lado, la Organización de Consumidores y Usuarios espera que el aumento de las bombillas LED baje los precios de estas tecnologías, ya que en 2010 esta bombilla costaba 25,31€ y ahora ha bajado hasta los 6€ (aproximadamente). 

¿Por qué se prohíben las halógenas?

Las halógenas forman parte de la última actualización de la directiva de la UE que prohibirá progresivamente todas las fuentes de luz menos eficientes y más contaminantes. Por lo tanto, las halógenas no cumplen con los reglamentos. De hecho, su prohibición estaba prevista para septiembre de 2016 pero la aplazaron porque la tecnología LED no estaba preparada y tampoco era económicamente accesible para sustituir al 100% por las antiguas.

No se prohibirán todas las halógenas

Algunas bombillas han quedado exentas de la normativa, cuyas alternativas no están disponibles aún. En este grupo se incluyen las bombillas G4, G9 y R7, que se utilizan en algunos hornos y campanas extractoras.